29 DE DICIEMBRE DE 2009

SEMBRANDO
Me encontraba limpiando la cocina después de los dias santos de Navidad el año en que escribia uno de mis libros. Nuestro hijo Gerard, que entonces tenia dieciocho años, me hizo una visita. Empecé a ponerme elocuente sobre las virtudes de cocinar alimentos desde el principio, pues obviamente era lo mejor, más nutritivo, más delicioso y mucho más barato. Y como consecuencia de una cocina eficaz, expliqué, el ahorro de un buen refrigerador. Los restos, sobre todo, eran un valioso recurso que se podia aprovechar, tirarlos nunca. Fuera los gastos inútiles. ¿ La reacción de Gerard ? " Mamá, ¿ has solicitado ya la santidad ? " A un monje le preguntaron una vez qué hacian allá en el monasterio todo el tiempo. Él respondió: " Caemos y nos levantamos. Caemos y nos levantamos. Caemos y nos levantamos ". No es bueno que te tomes demasiado en serio
PRÁCTICA: Si es posible, sal a dar un paseo con atención. Según las palabras de Thich Nhat Hanb, no hagas nada, sólo practica " ser paz ". Haz lo mismo en tus interacciones con otras personas. Si te ataca un repentino impulso de " enderezar a la gente ", retira tu solicitud para la santidad y refrena el apremio a sermonear
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s