14 DE DICIEMBRE DE 2009

SEMBRANDO
Hasta el Cristo Niño tuvo que crecer y tomar contacto con la sabiduria que ya estaba presente en su interior antes de convertir el agua en vino, sanar con la imposición de sus manos, y hacer que los muertos volvieran a la vida: despertarles a su verdadera naturaleza. En el caso de Jesús, tardó treinta años en recibir su poder. Después, como ahora, fue necesaria una efusión de la Gracia Divina para quitar el velo de su corazón y permitir que Jesús se adentrara plenamente en su autenticidad, y reconociera su poder y su misión
PRÁCTICA: Haz varias respiraciones liberadoras, y lenta y pacientemente, entra en el silencio interior. Ahora, sigamos con nuestra historia invernal. Cuando Jesús cumplió treinta años, oyó hablar de un gran sacerdote llamado Juan el Bautista, quien, en el ritual de bañar con agua el alma, podia invocar al Espiritu Santo que encenderia la chispa de Dios en el interior. De modo que Jesús acudió a este rústico y poderoso predicador esenio para que le bautizara. Juan reconoció de inmediato a Jesús, y a pesar de sus protestas afirmando que era Jesús quien debia bautizarle a él, obedeció y sumergió a su Maestro en el agua y ¡ he aqui que una luz descendió del cielo y una paloma blanca apareció sobre la cabeza de Jesús ! Un gran silencio sobrevino a la multitud, y una voz desde el cielo dijo: " Éste es mi hijo amado en quien tengo mis complacencias "
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s