12 DE DICIEMBRE DE 2009

SEMBRANDO
Existe un principio Cristico en cada ser humano que anhela vencer la separación entre bien y mal, arriba y abajo, masculino y femenino, que constituyen el mundo fenoménico. Este principio Cristico no nace ni muere y es siempre puro, a pesar de lo que hayamos experimentado. Nunca ha estado separado de la Integridad de Dios. Este Yo superior nunca ha renunciado a nosotros, nunca ha cejado en su empeño de llevarnos a la cámara nupcial en la que se reconcilian los opuestos. El nacimiento de la luz que simboliza la llegada de Jesús a nuestras vidas es la realización de ese Yo superior que nos llevará a la Unión divina. Jesús es la personificación externa del maestro interior
PRÁCTICA: Reflexiona en este canto, que según el evangelio gnóstico apócrifo de Juan, entonó Jesús para sus discipulos en la última cena. Estos pocos versos sobre la reconciliación de los opuestos provienen de una enseñanza más extensa. ( Estos versos provienen de la versión del Evangelio Apócrifo de Juan publicado en Jung and the Lost Gospels ) Jung y los Evangelios perdidos, escrito por Stephen Hoeller ( Quest Books, 1989 ):
Yo seria salvado, y salvaria. ¡ Amén !
Yo seria roto; y romperia. ¡ Amén !
Yo comprenderia; y seria comprendido. ¡ Amén !
Yo seria armónico; y armonizaria. ¡ Amén !
Yo soy una lámpara para ti que me ves. ¡ Amén !
Yo soy un espejo para ti que me entiendes. ¡ Amén !
Yo soy una puerta para ti que me llamas. ¡ Amén !
Mirate a ti mismo en mi, el que habla
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s