11 DE DICIEMBRE DE 2009

SEMBRANDO
El Evangelio de Felipe, asi como los demás escritos gnósticos, contiene muchas de las historias que aparecen en el Antiguo y en el Nuevo Testamento, pero con un giro decididamente psicológico. Carl Jung se dedicó al estudio de los escritos gnósticos cuando una serie de sueños que menciona en su autobiografia, Recuerdos, sueños y pensamientos, revelaron sincrónicamente parte del tema central y su relación con el crecimiento del alma. Jung habia afirmado que dentro del insconsciente de cada mujer hay un principio masculino; y en el interior de cada hombre un principio femenino. En el lenguaje del espiritu, estas dos partes se unen en nuestro interior en la cámara nupcial de nuestro corazón, y cuando los dos se vuelven uno, se trascienden y nos llevan de vuelta al estado original de Integridad o Unión con Dios
PRÁCTICA: Dedica unos minutos a la oración, meditación shamatha/vipassana o el huevo de luz. Ahora contempla estos dos extractos del Evangelio de Felipe desde la perspectiva de la que hablábamos. Cuando Eva aún estaba en Adán, no habia muerte. Cuando fue separada de él, empezó a existir la muerte. Si él entra de nuevo y alcanza su primitivo ser, la muerte ya no existirá. Si la mujer no se hubiera separado del hombre, no moriria con el hombre. Su separación se convirtió en el inicio de la muerte. Debido a esto, Cristo vino a reparar la separación… y a unirlos de nuevo a ambos
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s