29 DE NOVIEMBRE DE 2009

SEMBRANDO
La mistica del siglo XVI, Santa Teresa de Ávila, empleaba la oración mental como un camino para acercarse más a Dios. Uno de los requisitos previos para esta oración era tener " amor por los demás ". Santa Teresa se daba cuenta de que si no perdonaba a sus hermanas del convento por toda suerte de pequeñas aflicciones inherentes a la vida en el claustro, su corazón no estaba libre para unirse a Dios. De lo contrario, se pasaria todo el tiempo de oración agitada por las injusticias ocurridas. Descubrió que la forma más fácil de perdonar era ejercitar de verdad el amor por sus hermanas, puesto que " no hay molestia que no se sufra fácilmente por aquellos que se aman entre si "
PRÁCTICA: La capacidad de amar a todas las personas aumenta cuando practicamos la antigua sabiduria de intentar ver a Dios en los demás. Hoy, siempre que te encuentres con alguien, inclinate mentalmente ante ellos en tu corazón. La palabra sánscrita Namaste resume este punto de vista. Significa en esencia: " La luz que hay en mi ve y reconoce la luz que hay en ti ". Otra forma de realizar esto, según el pensamiento del psiquiatra Jerry Jampolsky, es ver la luz de la otra persona, en vez de su pantalla. La luz siempre es digna de amor
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s