Acción del individuo para repeler un ataque a sus bienes o derechos. En una época primitiva seria ésta, muy probablemente, la forma en que los ciudadanos podian reaccionar contra cualquier transgresión perjudicial, en cuyo caso el individuo tendria tanto derecho como fuerza para defenderse por si mismo. Esta etapa fue superada con el establecimiento de limitaciones, como la famosa ley del Talión, " ojo por ojo, diente por diente ", que suponia una norma para la autodefensa; no podria inferirse más daño que el sufrido. Ya en el Derecho romano advertimos leyes, como la " Julia de vi ", que castigan con la pérdida del derecho de crédito al acreedor que ejercitase fuerza sobre el deudor para lograr el pago, concepto ampliado por un decreto de Marco Aurelio, que castigó los actos de fuerza no sólo contra los deudores, sino contra las cosas. Con el transcurso del tiempo el Estado ha reclamado para si la facultad de administrar justicia y por ello ha suprimido poco a poco la autodefensa, estableciendo en substitución procedimientos y tribunales adecuados. Ello no obstante, todas las leyes penales e incluso civiles conservan supuestos, bien que excepcionales, en que se autoriza este proceder; asi los casos de legitima defensa y el estado de necesidad son supuestos en los que se aprecia esa autoayuda, si bien su licitud se condiciona a la existencia de determinados requisitos.
About these ads